Nuestras escuelas técnicas tienen su origen en la localidad de Mornese, provincia de Alessandria, región del Piamonte – Italia, por el año de 1861; cuando Santa María Dominga Mazzarello, después de recuperar la salud, venciendo el tifus, se unió a su amiga Petronila Mazzarello con la finalidad de abrir un taller de costura para enseñar a las niñas y jóvenes del pueblo un oficio, pero principalmente la oración y el amor a Dios.

En el año 1872 Don Bosco la escogió para iniciar el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora y la nombró Superiora. Con el transcurrir del tiempo un grupo de entusiastas Salesianas llegó al Perú en 1891, iniciando su labor pastoral con la apertura de talleres dirigidos a las jóvenes. Estos talleres se convirtieron en academias.

Posteriormente en el transcurso del tiempo se han ido adecuando de acuerdo a las denominaciones

que les otorgaba el gobierno. Es así como en los años 70, eran conocidos como CECAPE (Centro Educativo de Calificación Profesional Extraordinaria), luego como CENECAPE (Centro No Estatal de Formación Profesional), en la década de los 80 se les llamó CEO (Centro de Educación Ocupacional) y desde el año 2005 hasta la actualidad se les conoce como CETPRO (Centro de Educación Técnico Productiva).